viernes y trece (Parascavedecatriafobia: miedo a los viernes y trece)


Inicio

Y hoy es?
<<   Febrero 2009  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28  
Sacando la nariz
Según el día....
General (60) Sindicar categoría
"viernes y 13" (28) Sindicar categoría
Citando a ...... (8) Sindicar categoría
Cocinando (3) Sindicar categoría
de la 'a' a la 'z' (10) Sindicar categoría
Hoy no cocino (2) Sindicar categoría
Leyendo (7) Sindicar categoría
Tarareando (8) Sindicar categoría
Viajando (3) Sindicar categoría
Reflejos de mi mente
Mayo 2010 (1)
Abril 2009 (5)
Marzo 2009 (6)
Febrero 2009 (3)
Noviembre 2008 (1)
Junio 2008 (1)
Abril 2008 (2)
Junio 2007 (3)
Mayo 2007 (1)
Marzo 2007 (1)
Febrero 2007 (1)
Enero 2007 (3)
Diciembre 2006 (3)
Noviembre 2006 (4)
Octubre 2006 (5)
Septiembre 2006 (14)
Agosto 2006 (23)
Julio 2006 (7)
Abril 2006 (2)
Marzo 2006 (8)
Febrero 2006 (15)
Enero 2006 (2)
Lista de música robada a La Bodega
Andanzas personales
Cajón de Sastre
La Senda
Debilidad por .....
Cositas varias
Halón Disparado
La Bodega
la güeb de Macías Pajas
Recorridos por la Serranía de Cuenca
Los que sigo y persigo ....
Diario de un cabeza de chorlito
Grammata
Las penas del Agente Smith
Lautreamont Blog
Lembrança eterna de uma mente sem brilho
León el Africano
Apúntate
Suscríbete al blog

Sindicación
Artículos
Comentarios
 

18 de Febrero, 2009


La bestialidad de los hombres

Escrito el 18 de Febrero, 2009, 20:39 y guardado en "viernes y 13"

"Dos cosas me admiran: la inteligencia de las bestias y la bestialidad de los hombres"

Tristán Bernard (1866-1947)


Quizás yo tenga un cada vez más bajo, concepto del ser humano:

Necesitamos de las miserias de los demás para poder sobrellevar las nuestras. Tenemos una necesidad morbosa por conocer el mal que aqueja a nuestro vecino, ya que de esta manera nuestro mal nos parece menos mal.

Y siempre hay alguien que está dispuesto a alimentar esa bestia nuestra.


Esta pseudo-premisa tiene que ser válida cuando cada vez más y más personas se sientan delante de la televisión y buscan, ya sea de una manera consciente o inconsciente, aquellos programas en la que muchos periodistas han pasado de ser "periodistas rosas" a "periodistas rojos".

Seamos sinceros y no nos rasguemos las vestiduras: no se trata de echarle la culpa a estos programas que se ensañan y ceban con el dolor y las desgracias ajenas. No olvidemos que la comunicación es un negocio, y el último fin de cualquier negocio es obtener beneficios: a mayor audiencia, mayor posiblidad de venta de espacios publicitarios (o lo que es lo mismo: más dinero).

No voy a ser yo quien ponga los límites a los Medios de Comunicación de Masas, que eso es trabajo del Legislador y del Poder Judicial.

Tampoco debemos olvidar, ni tampoco obviar, que estos programas ofrecen dinero por cualquier tipo de información que esté relacionada con noticias que puedan servir de "carnaza" a las personas que puedan tener relación con esa noticia de una manera directa, indirecta o incluso, más que indirecta. Y lo dicho, no podemos ni olvidar ni obviar, que son estas personas las que tienen en su mano el negarse a entrar a formar parte de este circo.

Que ninguna persona que lea esto piense que estoy justificando o protegiendo a los MCM y culpando de todo al ciudadano, ni mucho menos, lo que trato es llamar a cada cosa por su nombre: y en todo este tinglado que hay montado, la culpa se reparte a partes iguales.

Nadie nos obliga a ver este tipo de programas. En mi casa, el mando de la televisión, el ratón del ordenador y el dial de la radio lo tengo yo. No lo tiene nadie más, repito: lo tengo yo.

En mi mano y en mis principios como persona está el ver o no ver, el participar o no participar. Y con esta sencilla elección, tengo la facultad de evitar fomentar este tipo de programas.

Fdo.: Pajeú | (3) comentarios

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com